Skip to main content

Cómo detener los dolores estomacales por el estrés

¡Hagamos un corto ejercicio de imaginación!

Supongamos que nos encontramos en nuestro lugar de trabajo, esperando nuestro momento para presentar nuestro proyecto que posiblemente nos pueda ayudar a conseguir el ascenso que tanto hemos esperado. Todo parece ir bien cuando de pronto empezamos a recibir esas señales de nuestro estomago indicándonos que las cosas pueden salirse de control en cualquier momento. Oh si, los espasmos estomacales, las punzadas y esos calambres terribles están apunto de arruinar tu día.

Los dolores estomacales causados por el estrés y la ansiedad han hecho su aparición justo en el momento más importante y trascendental de nuestra carrera laboral.

Cómo detener los dolores y molestias estomacales.

Hay dos opciones:

La primera, fingir que nada ocurre, saludar y sonreír mientras transcurre el día y aquella reunión termina. Créeme, las posibilidades de que triunfar aquí no son muchas.

La segunda, retrasar un par de minutos las reunión mientras corres rápidamente al baño a buscar refugio y consuelo para tus calambres estomacales causados por el estrés. El precio por tomar esta decisión quizás pueda ser muy alto si a los ejecutivos no les gusta la idea de esperar.

Llegados a este punto, es posible que ahora sintamos una carga mayor ansiedad.

Además del estrés propio del trabajo, también debemos lidiar con el estrés gastrointestinal, sin mencionar los posibles gases, el dolor y la vergüenza.

¿Por qué suceden los dolores estomacales por estres?

Mientras nos encontramos estresados, nuestro corazón late con más fuerza y el intestino comienza a agitarse, ésos “movimientos” del intestino alteran el proceso de digestión, sin contar que momentos antes nuestro estomago ha segregado mayor cantidad de ácido acelerando la evacuación pronta de los alimentos. En otras palabras, todo puede terminar muy mal después de una sesión de estrés intensa.

¿Existe alguna solución para suprimir los dolores estomacales asociados al estrés?

La respuesta es .

Y llevarlo a cabo solo toma un par de minutos.

Esto es lo que podemos hacer para evitar que los calambres estomacales y los gases causados por el estrés tomen el control:

Se trata de una técnica de respiración que desacelera la frecuencia cardíaca y que lograra que nos sintamos más calmados y en paz. Esta técnica es empleada por artistas profesionales con miedo escénico y suelen utilizar esta técnica justo antes de salir al escenario.

Consta de tres pasos sencillos:

  1. Inspiramos profundamente por la nariz.
  2. Sostenemos el aire por 3 o 4 segundos.
  3. Dejamos salir suavemente el aire por la boca, entonces…

Podemos repetir este ejercicio por lo menos unas diez veces ya que si lo haces solo una vez, no tendrá mucho efecto.

Inspiramos hasta contar 4 ó 5, y exhalamos hasta contar 8 ó 10. O más.

En la exhalación larga, para llegar a contar hasta 10 y sacar todo el aire, es posible que tengamos que tirar de los músculos del estómago para los últimos conteos.

Mientras respiramos, concentrémonos en pensamientos relajantes. Nuestros pensamientos son extremadamente poderosos y ofrecen resultados coherentes según el tipo de pensamiento, es decir, si pensamos mal nos ira mal pero si pensamos en positivo las cosas pueden ir bien. Con lo cual, pensemos en el MEJOR resultado posible y concentrémonos en ello.

Ser testigos de nuestro propio estrés también puede resultar útil. Los expertos en meditación dicen que cuando nos vemos a nosotros mismos estando ansiosos y sintiéndonos estresados SIN JUZGARNOS, el estrés desaparecerá por sí solo. Es como si estuviéramos parados fuera de nosotros mismos, observándonos teniendo una crisis y pensando, “Oh, ahí está, estresado de nuevo”.

¿Por qué funciona esta técnica de respirar para eliminar el dolor de estómago causado por estrés?

Cuando nos sentimos tan estresados, tendemos a respirar superficialmente o a contener la respiración. Esto empeora nuestro estrés. Al mismo tiempo, nuestra amígdala cerebral, una parte de nuestro cerebro que nos ayuda a sobrevivir, hace sonar las alarmas porque siente que se acerca el peligro (los ejecutivos de la compañía para que la trabajamos).

Para calmar la amígdala y evitar que esas señales de emergencia indeseadas causen malestar digestivo, la técnica de respiración funciona como un encanto.

De modo que lo intentamos la próxima vez que sintamos esos calambres estomacales por el estrés que producen espasmos y gases. Se siente genial cuando estamos en público y necesitamos un remedio discreto. Incluso he escuchado que algunos oradores públicos usan esta técnica en medio de una charla para calmar sus nervios y su ritmo cardíaco! Nadie se da cuenta. Sólo hacen una pausa durante unos segundos para respirar profundamente y luego lo dejan salir lentamente.

Ahhh! Dulce relajación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *