Skip to main content

Cuidado de la piel en temporada de verano

El sol, el calor, el viento, la playa y el clima cambiante de verano puede jugarnos una mala pasada en cuanto al estado general de nuestra piel. Por ello, a continuación te traemos una serie de consejos para lograr un cuidado de la piel en esta temporada.

Luce una piel bella, tersa y suave sin gastar demasiado dinero y sin recurrir a extremos tratamientos de cutis.

Llegó la hora de mantener nuestro rostro con la frescura que tanto deseamos. ¡Presta mucha atención a las siguientes recomendaciones de belleza!


Beber mucha cantidad de líquidos.

El agua es la mejor forma de mantener tu rostro hidratado y sano. Además de consumir agua, es necesario tomar jugos de fruta fresca, como el jugo de sandía, jugo de limón y agua de coco, los cuales se deberán tomar en intervalos durante todo el día. Una correcta hidratación general hará que tu piel esté más firme, tersa y sin riesgos de resquebrajarse.


Consumir frutas con vitamina C.

Recordemos que las frutas con vitamina C (limones, naranjas, toronjas, mandarinas, entre otras) tienen antioxidantes y son esenciales para el organismo. Es bien sabido que los antioxidantes combaten los radicales libres en la piel y, por su parte, la vitamina C previene su pigmentación. Asegúrate de consumir abundantes frutas frescas durante el día o luego de las comidas.


Usar protector solar.

El sol es uno de los principales causantes de manchas, quemaduras e irregularidades en nuestra piel. Por ello, se recomienda no exponerse al sol durante la tarde. Será mejor tomar sol en el horario adecuado: por la mañana y luego de las 5 de la tarde.

El uso de protectores solares será lo que nos protegerá de los rayos del sol y son fundamentales para el cuidado de la piel en esta temporada.

Los protectores solares de más de FPS 30 deben de aplicarse cada tres horas durante el verano. Para lograr estar protegidas durante más tiempo, será necesario usar protectores resistentes al agua o, en el caso de no serlo, repetir su aplicación luego de mojarnos en el mar o piscina.


Recurrir a la hidratación con cremas.

Si bien el uso de protectores solares nos ayudará a no quemar la piel demasiado, la hidratación de nuestro cutis y piel será fundamental para mantenerla tersa y suave durante el verano. Acuérdate de utilizar cremas humectantes luego de los baños o después de haber estado mucho tiempo bajo la exposición solar.

Una correcta hidratación servirá como prevención a las posibles rajaduras de la piel y contribuirá con la prevención de estrías y manchas.


Usar talco anti hongos y desodorantes.

La transpiración suele ser un problema en esta época del año. Por ello, será importante que contemos con el uso de talco y desodorantes.

Es necesario saber que las bacterias nacen y crecen en el sudor. Para prevenir la infección de bacterias, se deberá utilizar polvos que prevengan la aparición de hongos. Esto nos ayudará a prevenir el pie de atleta que es tan común en estas fechas.

Además, deberemos utilizar siempre desodorantes sin aluminio, ya que está demostrado que el aluminio podría causar enfermedades como el Alzheimer y cáncer de mamas.

Antes de comprar cualquier tipo de desodorantes, es necesario leer la etiqueta y descartar que tenga el componente: aluminio.

A su vez, la mayoría de los antitranspirantes contienen aluminio, por lo tanto, deberemos evitar usarlos. En lugar de contar con ellos, tendremos que recurrir a los desodorantes (que no previenen la transpiración como los antitranspirantes).

Es decir, con éste seguiremos sudando, aunque podremos perfumarnos y eliminar los malos aromas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *